"Defendiendo los derechos de todos los animales"
"Defendiendo los derechos de todos los animales"

La cruel experimentación en animales

 

 

El mundo de la investigación y experimentación, mata anualmente a cientos de millones de animales en repetitivos y absurdos experimentos.
La masacre de estos inocentes sirve en un 60% para aprender como matar en experimentos con fines bélicos, un 30% tiene fines cosméticos y solo un 10% tiene una finalidad sanitaria. Los animales utilizados en la experimentación no pueden ser modelos fiables debido a las condiciones artificiales tanto de su mantenimiento como de las causas provocadas que les llevan a enfermar.
Los animales salvajes como los monos son violentamente raptados de su entrono y llevados a los laboratorios en condiciones de extrema dureza (sólo un 10% llega vivo a su destino).
En el laboratorio, los animales están privados de espacio, de luz natural, de vida social y son torturados, generalmente ante sus congéneres o suficientemente cerca de ellos para que éstos se den cuenta. Todo esto les genera un estrés que altera cualquier resultado.

 
EJEMPLOS DE EXPERIMENTOS

>> Test Draize. Se vierten 100 mg. de solución concentrada de la sustancia que se quiere testar en los ojos de un grupo de conejos albinos. El conejo albino es el más comúnmente usado para esta prueba porque es dócil, barato y tiene unos grandes ojos. Los conejos están en el interior de unas cajas que los inmovilizan por el cuello (muchos se lo rompen intentando escapar). No se usan analgésicos y pocas veces anestesia. Los párpados son sujetados con clips. La prueba puede durar entre 7 y 18 días, hasta que el ojo del animal se vuelve una masa irritada y dolorosa. Muchas veces, se pasa a usar el otro ojo para no encarecer costes. La reacciones que se observan son: párpados inflamados, úlceras, hemorragias, ceguera ...

 
>> Test LD 50. Se utilizan para esta prueba ratones, conejos, gatos, perros, cabras ... Se fuerza a ingerir a una cierta población de animales de laboratorio, una determinada sustancia objeto de la prueba mediante una sonda hasta el estómago (a veces se produce la muerte por perforación) o por un orificio practicado en el cuello. Los animales sufren convulsiones, disnea respiratoria, diarrea, úlceras, adelgazamiento, postura anormal, epistaxia (hemorragia nasal), hemorragias de la mucosa de los ojos y de la boca, lesiones pulmonares, renales y hepáticas, coma y muerte. Se les continua suministrando el producto hasta que muere el cincuenta por ciento (la mitad) de los que intervienen en ella. De aquí el nombre de LD 50. La sustancia también puede ser administrada por vía subcutánea, intravenosa o intraperitoneal, mezclada con la comida, por inhalación, o vía rectal y/o vaginal. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico recomienda usar tests sin animales como el Topkat y las pruebas de toxicidad celular.
 
>> Test de sensibilidad cutánea. Es otro tipo de experimento de los muchos que existen. Como es imprescindible poner al descubierto la piel, le arrancan el pelo con cinta adhesiva. El animal ha sido previamente inmovilizado para impedir que se rasque o se lama la futura herida. Le aplican las sustancias irritantes con las que se esté experimentando y luego le cubren la zona con yeso adhesivo. Días después, observan los investigadores la reacción del irritante. Esta prueba puede repetirse, y en la misma zona del cuerpo, durante todo un año
 
¿ES ÚTIL LA EXPERIMENTACIÓN CON ANIMALES?

La experimentación con animales es uno de los temas más polémicos y que levantan algunas de las discusiones más acaloradas y apasionadas, ya que las implicaciones que se derivan no se reducen al ámbito animalista, sino que se extienden a científicos, legisladores, estudiantes, industrias, opinión pública y medios de comunicación.

 

Es muy difícil permanecer impasible ante según qué protocolos experimentales, ya que el gran dilema que se presenta es ¿hasta qué punto es lícito, o científica y éticamente aceptable, llevar a cabo experimentos con animales? ¿En qué medida el análisis de la ratio sufrimiento del animal-beneficio para humanos compensa o justifica ciertos experimentos?

Y es que, en efecto, detrás de los sentimientos o razonamientos inmediatos subyace un sinfín de interrogantes que merece la pena tener en consideración. Podemos afirmar que no es aceptable inducir sufrimiento a animales, que aspiramos a un desarrollo tecnológico y médico, que son necesarias unas garantías a los consumidores, que los estudiantes deben aprender... ¿pero es posible encajar todas estas piezas en un puzzle perfecto que nos satisfaga a todos?

Los experimentos con animales tienen su base en el hecho de considerar a otras especies animales como modelos en miniatura de los problemas humanos, sin los severos cuestionamientos éticos que conlleva experimentar con humanos. Esta idea básica, y comprensible desde el punto de vista metodológico y teórico (que no ético ni científico), es puesta en tela de juicio continuamente.

 

 

 

 

 

Por poner un ejemplo clásico e ilustrativo que puede servir como primera reflexión sobre esta cuestión, nos referiremos a un estudio que elaboró luna Comisión de la Comunidad Europea en el que tomaron parte 100 laboratorios para valorar la fiabilidad y validez del test DL 50 (se administra a una población de animales de laboratorio por vía oral, intravenosa, intravaginal, anal... etc una sustancia hasta que muere el 50% de los animales del estudio).

Se restringieron al máximo todos los factores susceptibles de incrementar la variabilidad en los resultados (a mayor variabilidad, menor valor de la prueba) y, a pesar de ello, al analizar los resultados se documentaron variabilidades que oscilaban del 144 al 738%.

Es obvio que la comunidad científica no se plantearía la experimentación con animales si no hubiera estudios como éste que hacen tambalear algunas de las ideas clásicas de la Ciencia, las cuáles se perpetúan, no por su valor científico, sino por la tradición, la inercia y el miedo al cambio, tan inherente al ser humano.

Se realizan experimentos con animales básicamente en tres campos: la docencia, la industria y la investigación.

 

Las prácticas docentes con animales tienen como objetivo el aprender ciertos procesos fisiológicos, características anatómicas o adquirir habilidades clínicas y quirúrgicas (entendiendo esto último, no como parte de un proceso tutelado, sino como un puro entrenamiento mecánico sin tratarse de un caso clínico). El hecho de utilizar animales (en general ratas y ratones, vertebrados con un sistema nervioso que les permite sentir dolor como mecanismo fisiológico de defensa) para experimentos reiterativos e innecesarios, ya que se pretende demostrar un concepto de sobras conocido, supone un sufrimiento gratuito (para animales y alumnos).

 

Muchas organizaciones como Physicians Comittee for a Responsible Medicine, EuroNICHE, the American Anti-vivisection Society, the National Anti-vivisection Society, the New England Anti-vivisection Society y muchas otras, desarrollan y ofrecen métodos pedagógicos que no suponen sufrimiento para los animales (tengamos en cuenta que, por ejemplo, las facultades de Medicina de Stanford, Harvard, NY, Ohio,etc.... no utilizan animales para prácticas docentes, y en Israel se ha prohibido recientemente realizar experimentos con animales en el ámbito educativo). ADDA presentó un Proyecto de Ley de Objeción de Conciencia a las prácticas con animales con el fin de promover la implementación de los métodos docentes que no requieren animales, y proteger al mismo tiempo a la persona que rechaza estas prácticas y aboga por aprender de una manera más ética.

 

Respecto a la industria cosmética, merece la pena destacar los avances que se han producido, a pesar de que aún existen laboratorios que testan sus productos en animales. El Real Decreto 93/35 aprobado por el Consejo de Ministros del Gobierno español estipula que estará prohibido vender productos cosméticos que hayan sido testados en animales. Este Real Decreto está basado en una Directiva de la UE que entró en vigor el año pasado en el Reino Unido, sentando un importante precedente. Actualmente, hay un número ingente de laboratorios cosméticos que no realizan experimentos con animales, y es posible disponer de una lista pormenorizada de éstos poniéndose en contacto con ADDA.

 

La ECEAE (European Coalition to End Animal Experiments) ha trabajado en un proyecto para unificar los criterios del etiquetado de "no testado en animales" y evitar la confusión al consumidor. Los laboratorios que se adhieren al proyecto se comprometen a que sus productos finales y las materias primas utilizadas no hayan sido testados a partir de una determinada fecha. Estos laboratorios se reconocerán por un logo exclusivo.

 

En la investigación es quizá el campo donde la tradición de experimentar con animales está más arraigada. Con el pretexto de comprobar una hipótesis, por inútil, absurda o excéntrica que fuera, se justificaba cualquier atrocidad (contemporáneos de investigadores como Claude Bérnard reconocen la extrema crueldad con que eran tratados los perros y se manifiestan totalmente contrariosa ello).

Actualmente, gracias a la presión de colectivos de defensa de los animales, de científicos, políticos, estudiantes, opinión pública, etc., se están realizando tímidos avances. Conviene destacar el hecho de que existen en todo el mundo centros de investigación y desarrollo de métodos alternativos al uso de animales como el GTEMA (Grupo de Trabajo Especializado en Metodologías Alternativas, dirigido por el Dr. Repetto), el ubicado en la Universidad Johns Hopkins (The Johns Hopkins Center for the Validation of Alternative Methods), el ECVAM (European Center for the Validation of Alternative Methods), FRAME, etc.

 

Nos encontramos, por tanto, en un punto de inflexión. La Ciencia y la Sociedad está avanzando respecto a hace unos años, pero aún quedan muchas lagunas por cubrir y muchos obstáculos por superar. Por ello, es importante que no cesen los esfuerzos por parte de los colectivos que apoyan los métodos alternativos para que se siga invirtiendo en su desarrollo e implementación en todos los ámbitos, ya que de este modo todos nos beneficiaremos: los humanos porque desarrollaremos modelos más fiables (se está investigando, por poner un ejemplo, sobre la metabolización de fármacos en cultivos de hígado humano y se están obteniendo resultados más fiables que en otras especies, cosa, por otra parte, lógica y esperable) y los animales no humanos, porque evitaremos su sufrimiento innecesario...

 

Pero hasta que la sociedad logre este loable fin... ¿Cuántos errores vamos a cometer en la prescripción de fármacos a humanos? ¿Cuántos animales deberán sufrir en silencio en los laboratorios?

 
CONTRA LA EXPERIMENTACIÓN CON ANIMALES, DESDE UNA PERSPECTIVA CIENTÍFICA Y MÉDICA

Existe en nuestra sociedad una percepción predominante de la necesidad de la experimentación con animales para desarrollar vacunas, remedios y tratamientos para las enfermedades humanas. Los proponentes preguntan ¿qué pasará con la investigación sobre el SIDA, el cáncer y las enfermedades de corazón, por ejemplo, si se acaba completamente la investigación animal? ¿Se acabará también el progreso en el desarrollo de tratamientos y remedios para estas enfermedades?

 

Hay un movimiento creciente de profesionales de la salud, entre ellos médicos y científicos, y de ciudadanos educados que se oponen a la experimentación con animales por razones específicamente médicas y científicas. Afirman que la investigación con animales está basada en una idea falsa: que los resultados obtenidos de animales no humanos se puedean aplicar al cuerpo humano. Las reacciones de los animales a los drogas, las vacunas y los experimentos no sólo difieren de las de los seres humano, sino que difieren de especie en especie. No tener en cuenta esta diferencia profunda ha sido y sique siendo muy costoso para la salud humana.

 

El ejemplo más infame de los peligros de los experimentos con animales es la tragedia de la Talidomida de los años 60 y 70. La Talidomida apareció en el mercado al final de los años 50 en Alemania, después de ensayos realizados en miles de animales para comprobar su seguridad. Fue vendida como un sedante para las mujeres embarazados o lactantes con la garantía de que no le hacía daño ni a la madre ni al bebé. Pero a pesar de las pruebas de seguridad, por lo menos 10,000 niños de madres que tomaron la Talidomida nacieron con deformidades severas.

 

"He estudiado la cuestión de la vivisección durate 35 años y estoy convencido de que los experimentos con animales estan apartando cada vez más a la medicina de la cura real del paciente. No conozco ninguna instancia de un experimento con animales que haya sido necesario para el avance de la ciencia medica, ni mucho menos un experimento con animales que pueda ser necesario para salvar una vida humana". - H. Fergie Woods, M.D.

 

El Clioquinol es otro ejemplo de una droga cuya seguridad fue probada en los animales y que resultó tener un impacto muy negativo en los seres humanos. La droga, fabricada en los años 70, fue vendida como un remedio seguro a la diarrea. El Clioquinol no solamente no funcionó como había sido prometido en los seres humanos, sino que de hecho causó la diarrea en ellos. A causa de la dispensa del Clioquinol al público, 30,000 de personas se quedaron ciegos y/o paralizados y miles más murieron.

 

¿Son estos dos ejemplos simplemente casos aislados? Aunque los productos farmacéuticos son probados rutinariamente en los animales, el Journal of the American Medical Association reportó que 100,000 pacientes por año son matados por drogas recetadas y que más de dos millones son hospitalizados con complicaciones muy serias a causa de drogas recetadas. El British Medical Journal reportó que cuatro de cada diez pacientes que toman una droga recetada sufrirán efectos secundarios perceptibles o severos. Además, numerosos observadores clínicos concuerdan en que la incidencia de la iatrogénesis (la enfermedad causada por los médicos) es tan prevaleciente que aproximadamente uno de cada diez camas de hospital está ocupada por un paciente enfermado por su médico.

 

 

¿Y los avances importantes en la salud humana derivados de la investigación con animales? La industria de la investigación cita muchos ejemplos de tratamientos y remedios descubiertos gracias a los animales. Sostiene que si se suspendiera la investigación con animales, sería a costa de la salud y la vida humana.

Los grupos de la industria, por ejemplo los Americans for Medical Progress atribuyen a la experimentación con animales adelantamientos tales como el desarrollo de la vacuna para la polio, la anestesia y el descubrimiento de la insulina, entre otros. Pero un escrutinio de la historia médica refuta claramente estas afirmaciones.

A dos investigadores, Jonas Salk y Albert Sabin, se les atribuye el mérito de haber desarrollado vacunas para combatir la polio. Persiste todavía en la industria médica una disputa sobre la manera en que ocurrió el desarollo de la vacuna e incluso sobre su papel en la conquista del virus.

 

El Dr. John Enders, el Dr. Thomas H. Weller y el Dr. Frederick C. Robbins ganaron el Premio nobel en 1954 por haber probado por primera vez que es posible cultivar el virus de la polio en el laboratorio en culturas de tejido humano no del sistema nervioso. Estos investigadores se detuvieron justo antes de llegar a crear la vacuna que fue usada por el público.

En la misma época en que Enders, Weller y Robbins ganaron el Premio Nobel, Sabin y Salk empezaron a usar células de los riñones de los monos para producir vacunas a pesar de la existencia de mejores alternativas. En ese entonces nadie sabía que los viruses presentes en los riñones de los monos causan el cáncer los seres humanos.

La afirmación de que la vacuna para la polio fuera desarrollada por el uso de la investigación con animales es engañosa. Además el efecto de las vacunas es dudoso y hay evidencia amplia de sus efectos dañinos. En su libro Monkey Wars (1994, Deborah Blum observó que "A finales de los años ochenta, unos científicos que examinaron los casos de 59,000 mujeres embarazadas que recibieron la vacuna de Salk para la polio, descubrieron que los hijos de estas mujeres tenían una incidencia de tumores cerebrales trece veces mayor que la de los niños no vacunados". (229) Muchos historiadores creen que la mengua de la polio, como de muchas otras epidemias del pasado, fue debida a factores como una higiene mejor y no a la vacuna.

"No hay alternativas a la experimentación con animales, ya que solo se podría hablar de alternativas si ellas reemplazaran algo de valor equivalente, mientras que no hay nada tan inútil, engañoso y dañino como la experimentación con animales". - Prof. Pietro Croce, M.D.

 

La anestesia quirúrgica fue descubierta cuando Crawford Williamson Long observó los efectoes del éter en los seres humanos durante "fiestas de éter". A mediados del siglo XIX, una forma popular de entretenimiento era la inhalación del éter. Long vio que después de inhalarlo, el individuo parecía invulnerable al dolor, y sacó provecho de esta observación inventando un uso práctico en la cirugía. Así que el descubrimiento de la anestesia, como muchos otros descubrimientos, resultó de la observación crítica de los seres humanos.

En el siglo pasado, a base de las conclusiones de la investigación con animales de Claude Bernard, se creía que la diabetes fue causada por el daño al hígado. No obstante, en 1788 Thomas Crawley había establecido la relación entre el dano al pancreas y la diabetes mediante autopsias en personas diabéticas.

 

Más tarde, el Dr. M. Barron concluyó después de estudiar el pancreas humano que el daño a los Islotes de Langerhans causa la diabetes y que sería posible derivar la insulina de un extracto de ellos. Luego en 1920, a base de esta información, Frederick Banting creó el primer extracto que contenia la insulina.

 

La investigación con animales no surte efecto en las lucha contra el cáncer. En realidad, está desviando los recursos de una investigación eficaz y de la solución más obvia: la prevención. Según el Instituto Nacional del Cáncer, un 80% de todos los cánceres son evitables. La observación clinica y los estudios epidemiológicos demuestran que las principales causas del cáncer son las dietas con mucha grasa, el tabaco, la contaminación ambiental y otros factores del modo de vida.

 

"De hecho, mientras que los experimentos contradictoros con animales muchas veces han demorado e impedido el progreso en la guerra contra el cáncer, nunca han producido ni un solo avance sustancial ni en la prevención ni en el tratamiento del cáncer humano". -Dr. Irwin Bross, director de Roswell Park Memorial

 

Los animales no son buenos modelos del cáncer humano por varias razones fundamentales. Los animales y los seres humanos no sufren las mismas enfermedades. Pues, la investigación con animales se enfoca en la inducción artificial de los síntomas del cáncer humano para intentar luego curar eso síntomas. Las drogas experimentales y los tratamientos identificados como eficaces en los modelos animales no funcionarán necesariamente en los seres humanos. Moneim A. Fadali, M.D., en su libro Animal Experimentation: A Harvest of Shame reporta que "A pesar de haberse probado en los animales de laboratoria más de medio millón de compuestos como agentes anti-cáncer entre 1970 y 1995, sólo 80 compuestos llegaron a las pruebas clínicas en los seres humanos. De ésos, sólo 24 resultaron tener alguna actividad anti-cáncer y sólo 12 parecieron prometer "un papel clínico substancial". De hecho, estos agentes activos supuestamente nuevos no eran tan nuevos: son análogos a agentes quimoterapéuticos ya conocidos como eficaces en los seres humanos." 

 

Después de haber gastado miles de millones de dólares, animales incontables y más de treinta años en la guerra contra el cáncer, deberíamos tener resultados si la investigación con animales fuera válida. Al contrario, la incidencia del cáncer está aumentando todavía.

El progreso que se ha logrado en el studio del SIDA ha venido de estudios clínicos y de estudio in vitro (de culturas de células). Sin embargo, los modelos animales todavía se usan a pesar de que los animales no desarrollan el virus humano. El Dr. Ray Greek escribe sobre el SIDA : "Utilizar un método tan arcaico como los modelos animales para combatir una enfermedad del siglo 21 es más que bobo, es inmoral".

 

Evidentemente, para lograr el progreso médico, necesitamos probar otra vía. La medicina ya no puede basarse en la medicina veterinaria. Es fraudulento y peligroso aplicar datos de una especie a otra. Hay ejemplos sin fin de las diferencias entre los seres humanos y otros animales.

 

1. PCP es un sedante para los chimpancés.

2. La penicilina mata los gatos y los conejillos de Indias pero ha salvado muchas vidas humanas.

3. La morfina es un sedante para los seres humanos pero una estimulante para los gatos.

4. El arsénico no es venenoso para las ratas, los ratones ni las ovejas.

Cuando la investigación animal sea abolida, la cantidad enorme del presupuesto federal que se gasta en ella (mucho más de cinco mil millones de dólares por año sólo para el Instituto Nacional de la Salud) podría invertirse en la prevención y la investigación clínica que realmente tienen posibilidades de mejorar la salud humana.

 
ENSAYOS MILITARES: LA GUERRA OCULTA

Cuando las noticias dan detalles acerca de las víctimas inocentes de guerra, o cuando se erigen monumentos en honor a los soldados, las víctimas no humanas de la guerra -los animales, a cuyos cuerpos se les dispara, quema, envenena y tortura de diversas maneras en pruebas con el objetivo de aprender nuevas maneras de matar personas- no son reconocidos nunca, ni se llega a saber de su sufrimiento. La película "Project X" (1987) mostró sólo una parte de los experimentos que se daban lejos de la vista pública pero financiados con los impuestos públicos.

 

Víctimas inocentes no contabilizadas

 

La milicia de los EE.UU. inflige el dolor de la guerra a cientos de miles de animales cada año en experimentos. El Departamento de Defensa (The Department of Defense (DOD) y la Administración de Veteranos (Veterans Administration (VA), que son parte del gobierno federal, son el segundo mayor empleador de animales (seguidos por las instituciones nacionales de salud). Ellos causaron alrededor de la mitad de los 6 millones (que es el mínimo estimado) de perros, gatos, cerdos, hamsters, conejos, primates, ratas, ratones y “animales salvajes” empleados (como fuera reportado al congreso en 1983) el año pasado, para el cual los datos gubernamentales están disponibles.

Estas cifras no incluyen los experimentos que fueron solicitados por contrato a laboratorios no gubernamentales, ni todas las ovejas, cabras y cerdos a los que se les disparó en experimentos de impacto de proyectiles, por lo que el total de víctimas animales podría ser mucho mayor.

El Comité de Servicios Armados (The House Armed Services Committee) manifestó su preocupación “acerca del uso de animales en la investigación médica y en la relacionada a la defensa” en su reporte a la Acta de Autorización de Defensa Nacional (National Defense Authorization Act) para el año fiscal 1995. En audiencias de comité, el Departamento de Defensa reveló que el uso que hacen de animales aumentó en 36% en la última década, y que invirtió 180 millones de dólares en investigación empleando a 553,000 animales en el último año fiscal.

 

Top Secret

 

Las pruebas militares con clasificadas como "Top Secret" y es muy difícil obtener información actualizada. A partir de investigaciones publicadas, sabemos que los laboratorios de las fuerzas armadas de todo EE.UU. prueban toda clase de armas en animales, desde rifles soviéticos AK-47 y agentes químicos y biológicos de guerra hasta explosiones atómicas. Los experimentos militares pueden ser agudamente dolorosos, repetitivos, costosos y poco confiables. Además, son particularmente ineficientes, pues la mayoría de los efectos que estudian no pueden ser extrapolados a humanos o tales efectos ya han sido observados con anterioridad en humanos.

 

 

EJEMPLOS DE EXPERIMENTOS

 

Quemaduras y explosiones: En 1946, cerca de las islas Bikini en el Pacífico Sur, 4,000 ovejas, cabras y otros animales fueron llevados en bote y soltados a la deriva, fueron matados o severamente quemados por una explosión atómica detonada frente a ellos. La milicia puso el apodo de “el arca atómica” a este experimento.

En el fortín armado Sam Houston, las ratas vivas son inmersas en agua hirviendo por 10 segundos y unas cuantas son infectadas en algunas partes de sus cuerpos quemados.

En 1987, en el Instituto Médico Naval de Maryland, se rasuraban las espaldas de las ratas, se las cubría con etanol y luego eran encendidas por 10 segundos.

En 1988, en la Base Aerea Kirkland en Nuevo México, se colocaban ovejas en una red colgante contra un plato reflector, y un dispositivo explosivo era detonado a 19 metros de distancia. En dos de los experimentos, 48 ovejas fueron despedazadas: fueron el primer grupo que experimentó el valor de un protector empleado durante una explosión y el segundo en evaluar si los marcadores químicos ayudaban al diagnóstico de heridas de explosión (no sirvieron).

 

Radiación: En el Instituto de Investigación de Radiobiología de las Fuerzas Armadas en Maryland, nueve macacos de la India fueron atados a sillas y sus cuerpos enteros fueron irradiados. En dos horas, 6 de 9 vomitaron, salivaron en exceso y masticaron compulsivamente. En otro experimento, 17 perros de raza beagle fueron irradiados de cuerpo entero, estudiados entre 1 a 7 días y luego asesinados. El experimentador concluyó que la radiación afecta al duodeno.

En la base aérea de Brooks, en Texas, varios macacos de la india fueron atados a un simulador de vuelo de un B52 (la llamada “plataforma de evaluación del equilibrio de primates”). Tras ser hincados con dolorosas descargas eléctricas para que aprendan a “volar” con el simulador, fueron irradiados con rayos gamma para ver si podían soportar la situación “por 10 horas, que sería el tiempo necesario para bombardear un Moscú imaginario”. Aquellos que recibieron las irradiaciones más fuertes vomitaron violentamente y se volvieron letárgicos en extremo antes de ser asesinados.

 

EnfermedadesPara evaluar el efecto de la temperatura en la transmisión del virus Dengue 2 (una enfermedad que se transmite por la picadura de un mosquito, la cual causa fiebre, dolor muscular y erupciones) la Fuerza Armada de los EE.UU. realizó experimentos en el Fuerte Detrick, en los cuales se rasuró el estómago de macacos adultos y luego se les fijaron cartones con mosquitos para que estos pudieran comer. Los experimentadores del Fuerte Detrick también inventaron una dispositivo para restringir el movimiento de conejos, el cual consistía en una pequeña caja que sujetaba a los conejos a la base con barras de acero mientras los mosquitos se alimentaban sin problemas.

 

Laboratorios de evaluación de heridas: El departamento de defensa ha organizado “laboratorios de evaluación de heridas” desde 1957. En todos ellos, animales conscientes o semiconscientes son sostenidos por cuerdas elásticas y reciben disparos de alto poder para infligirles heridas similares a las de una batalla, con el objeto de hacer prácticas de cirugía militar. En 1983, en respuesta a la presión pública, el Congreso limitó el uso de perros en estos laboratorios, sin embargo, un sinnúmero de cabras, cerdos y ovejas continúan recibiendo disparos y, por lo menos, un laboratorio aún le dispara a gatos. En el fuerte Sam Houston de la Armada, conocido como el “laboratorio de cabras”, las cabras son colgadas invertidas y se les dispara en las patas traseras. Cuando los médicos terminan con sus prácticas de heridas, las cabras sobrevivientes son matadas.

Otros experimentos militares incluyen someter a los animales a descompresión, ingravidez, dosis de drogas y alcohol, inhalación de humo e inhalación de oxígeno puro.

 

Inteligencia Animal

Las Fuerzas Armadas reclutan a varios animales en el Servicio de Inteligencia y Combate, enviándolos a “misiones” que ponen en riesgo sus vidas y bienestar general. La Marina enseña a perros a “hacer ruidos, gruñir, olfatear y otras habilidades adecuadas” necesarias para la detección de bombas y droga.

Miles de animales caen, víctimas de operaciones militares e incluso moda militar. Una serie de pruebas navales acerca de explosiones bajo el agua en la bahía de Chesapeake en 1987 mató a mas de 3,000 peces y el hábitat de cientos de especies fue destruido por los ensayos nucleares en el sur del Océano Pacífico y en el suroeste de EE.UU.

Y, como si las pruebas con armas no mataran suficientes animales, la Fuerza Aérea recientemente premió a una compañía de Nueva Jersey con un contrato de 5.2 millones de dólares para que fabrique 53,000 casacas de cuero para aviadores, como una forma de “levantar el ánimo” de sus pilotos. A un costo de 3.5 cabras por casaca, el resultado fue que 185,500 cabras africanas perdieran sus vidas para que los pilotos de los EE.UU. puedan lucir una apariencia similar a la de la Segunda Guerra Mundial.

 
 

 

 

COLABORA

¿Quieres hacerte socio?

Desde aquí puedes unirte a ANADEL y colaborar en la defensa de los derechos de los animales.

Colabora también en nuestro Teaming solo por 1€ al mes.

Colabora apadrinando.

Síguenos en redes sociales

LEYES DE PROTECCIÓN ANIMAL

Tweets de ANADEL @ANADEL_ONG
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
Asociación Nacional Animales con Derechos y Libertad ANADEL - G33933128 - R.N.A. nº 586723